Honrar la Tradición

Saliendo del cono urbano bonaerense hay muchísimos pueblos pequeños que se extienden a lo largo y ancho de la provincia de Buenos Aires. Se caracterizan por ser pequeños, tranquilos y dan la impresión de estar detenidos en el tiempo; y al encontrarse a tan solo una hora y media de una ciudad grande y bulliciosa como Buenos Aires, el contraste se percibe hasta en el aire. Suelen ser pueblos ganaderos o agrícolas y varios basan su economía en el turismo. San Antonio de Areco es uno de ellos, pero ¿qué hace tan especial a esta ciudad?

the Rio ArecoSan Antonio de Areco se encuentra a orillas del Rio Areco, y es uno de los pueblos mejor conservados. Su casco histórico, lleno de historia y belleza, permite que el turista logre imaginar cómo pudo haber sido la vida en este pueblo en la época del General Roca por ejemplo. Cuando los gauchos y peones de las estancias emprendían sus viajes hacia o desde Buenos Aires y tenían una parada de descanso obligada en San Antonio de Areco. Hoy se puede visitar la pulpería que se conserva en estado original, además de los 8 museos que hay en la ciudad, donde se puede aprender de la historia y la fundación de Areco.

Bajo el lema “Honrar la Tradición es parte de nuestro futuro” los habitantes de Areco exhiben orgullosos su ciudad y tratan de mantenerla en su estado original, sin descuidar al turista y ofrecerle siempre lo mejor. Incluso los más jóvenes, desde pequeños tratan de aprender los oficios de los padres como platería o la talabartería; sin embargo los que eligen ir a la universidad pronto podrán hacerlo sin tener que dejar sus orígenes, ya que hay una proyecto de ley para construir una nueva universidad. La fiesta más importante del pueblo es sin duda la de la tradición, donde locales y turistas se dan cita para ver el mejor espectáculo que honra a las raíces argentinas.